TED contra el viento y la marea rutinaria


Los habitantes del siglo XXI tienen el reto de combatir la vorágine de la informática y la tecnología para que ésta no reemplace su capacidad más singular: el poder de la razón.

Los hombres pensamos y por eso, somos distintos. Pero el `ser distinto´ se fue reduciendo a medida que se empezó a utilizar la calculadora para realizar una simple multiplicación, el celular para guardar los números de teléfonos que antes almacenaba la memoria humana y el control remoto para no moverse del sillón. De esta manera, el humano empezó una transformación de subordinación a las nuevas tecnologías hasta el punto de sentir como una abstinencia –cuasi biológica- cuando dejamos el celular en casa. Y así, éste deja de `ser distinto´ y pasa a ser el operador más esclavo que puede tener un dispositivo tecnológico. Resulta que el hombre tecnológicamente emancipado se olvida del lema de Steve Jobs: “Think Different”  (pensá diferente) que tiene el simple propósito de ser distinto, de ser el loco que quiere transformar las cosas. “Y mientras algunos pueden verlos como locos, nosotros vemos genios. Porque aquellos que están los suficientemente locos como para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que pueden hacerlo” dice una publicidad de Apple. Pero para recordar a Jobs y a muchos otros históricamente reconocidos está TED.

TED es una organización que justamente lucha contra viento y marea de los tecnológicamente emancipados con cara monótona joroba a los 20 años y que se cuelgan de la pantalla durante horas en búsqueda de alguna actualización F5. Abandona las rutinas maquinista del mundo laboral capitalista y a partir de esa base, honra a quienes tuvieron una idea para transformar el mundo, a quienes buscaron el pelo al huevo o la quinta pata al gato. Pero su misión no se limita solamente a subirlos a un escenario y a llenar auditorios enormes de aplausos a pie; sino en fomentar esas ganas por innovar, por crear lo nuevo y para que nos brillen los ojos de admiración por ser una especie tan única capaz de lograr ideas que pueden cambiar el rumbo del mundo. Se lleva a cabo en muchos países y Argentina no es la excepción.

El martes pasado el pabellón 6 de Costa Salguero se llenó de corbatas, colores sofisticados que transmitían el olor a tecnología y a emprendimiento original. Todos los prestigiosos estaban dentro de aquel pabellón. Prestigiosos por haber sido electos por sorteo para participar del evento, claro. Mientras que en Estados Unidos pagan seis mil dólares por pertenecer, en TEDxRiodelaPlata fueron sólo mil seiscientos los tocados por la varita mágica. Había 64 personas por cada un sponsor que patrocinó el evento.

Llegó el día en el que los fanáticos madrugaron. Desde las 8am la gente hacía filas que comenzaron a formar círculos de cerebros con hambre de aprender, de maravillarse y de impresionarse. Las nueve, hora de entrar. Las cuatro entradas distintas se abrieron sincronizadamente, como si los organizadores también fueran automatizados. Comenzó a sonar una música de desfile de emprendedores, que incluía a cientos de jóvenes como parte del mundo innovador TEDx. Los expositores comenzaron a desfilar en el escenario mientras que la jornada salpicaba con algún video del TED estadounidense, ¿para no perder el punto de referencia? No, para simplemente ver aplaudir maravillas.

Cuando el poeta Oliverio Girondo dice en su poema Arborescencia “Pasaron noches y días. Apareció una hojita y después otra… y otra… y todavía otra”, menciona justamente la esencia de TEDxRiodelaPlata. El árbol, una sociedad llena de hombres y mujeres que engendran millones de ideas en cada una de sus mentes, está formado por pequeñas ramitas y hojas de ideas propulsoras de esta gran sociedad mundial. De este modo se crea la Arborescencia, la ciencia de los árboles y por cierto, de la sociedad innovadora que vive para crear, innovar, transformar y vivir lo creado.

Los que estuvieron el pasado martes, entre oradores y espectadores, crearon una atmósfera que respaldaba un año de proyecto. Llena de ganas de ahondar en mundos extraños e intrigantes, “en los intervalos la gente corría a buscar a los oradores para preguntarles, era increíble” dice Gerry Garbulsky, uno de los principales organizadores del evento.

–          ¿Cómo lo viviste?
–          Uff… que ¿cómo lo viví? Fue como tener un hijo lo que pasó ayer. Venimos preparando todo esto hace como un año y cuando se llevo a cabo, fue como un parto. Ver a tu hijo, es una carga emocional fuertísima. ¿Vos fuiste?
–          Si.
–          ¿Te gustó?
–          Si. Mucho.
–          Eso para mí ya es mucho. Que a una le haya gustado me hace feliz. Esta sensación de escuchar que significó algo para la gente uno rápidamente se da cuenta que las cosas salieron bien. Pasan muchas cosas. ¡Incluso en un TEDx hubo dos personas que se pusieron de novios! Sorprendente. La verdad, increíble. Porque veíamos que la gente se desesperaba por preguntarles a los oradores y por compartir, por aprender de los que tenían al lado y conversar. Es una sobredosis de retroalimentación entre todos.
–          ¿Cómo podrías definir TEDx?
–          Es un día en el que miramos más allá de la coyuntura y nos nutrimos. Es un evento que nos estamos dando cuenta que despierta muchísimo interés en la gente (vemos que cada vez hay más personas y muchos voluntarios. Cuando terminó y subimos al escenario, éramos como una tropa ahí arriba) y que algo vamos a tener que hacer con eso.
–          ¿Qué planean hacer?
–          Con el equipo tenemos que juntarnos y nos queda todavía un año para pensar para que la gente pueda conocer de TEDxRiodelaPlata de otra manera además de los videos (que están en www.tedxriodelaplata.org y las charlas presenciales). Ahora en noviembre vamos a tener reuniones para buscar aquello que nos haga expandirnos un poco más y llegar al resto de la sociedad.

Garbulsky como tantos otros, siguen soñando con la creación. Buscan la excelencia, es que ellos sí la consideran un compromiso. Llenos de pantallas, de la más excelente tecnología en software y en logística, el evento de anteayer contó con la presencia de una bióloga que estudiaba el proceso de los estromatolitos, de un médico dedicado a la medicina regenerativa, del tecnólogo creador de los Captchas, de una joven partícipe de varias ONG que vino a fomentar la inclusión juvenil en distintas áreas o instituciones, de un ingeniero que habló de la industria espacial, y del músico mundialmente reconocido Chango Spasiuk que entretuvo a las mentes exactas con su acordeón y su folklore encarnado. Alrededor de 16 fueron los oradores que cautivaron ojos y se ganaron aplausos. Juntos, unidos en un mismo escenario, ayudaron a que las letras rojas de TEDx se fijen con fuego en cada uno de las dos mil personas allí presentes, en un mismo lugar; para transformarse en héroes y cambiar el mundo sin pociones mágicas. Tan sólo con una idea.

Anuncios

Acerca de Sheila 2311

Estudiante de periodismo.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Internacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s